Seleccionar página
Penes y Penas – Parte 2

Por Ana Teitelbaum

24 julio, 2022

 

Una historia de las peripecias y vicisitudes en torno al pene más allá de su rol como aparato reproductor. De su valor religioso y el estigma social de la circuncisión, en este caso, en la Edad Media y principios de la Modernidad. Ana Teitelbaum[1]Psicoanalista, egresada de la Universidad del Salvador (Bs. As.) Ex docente de psicología (UBA) Perito forense (victimología y criminología, Universidad de la República.-Uruguay) Artista y … Continue reading nos propone este recorrido. Les acercamos la segunda parte.  

 

En la Edad Media  el cuerpo desnudo desaparece  de la vista, pero obsesionará a la mente.

Los miles de mujeres  torturadas y quemadas-especialmente entre los siglos  XIV y XVII, acusadas de comercio sexual con el demonio y de  atraer la desgracia a sus vecinos, tenían un común denominador, en las confesiones arrancadas con horribles tormentos: haber “conocido” el pene diabólico. Así como el orgasmo femenino torturaba la mente de los teólogos, el órgano del diablo era el protagonista máximo, en los relatos más exitosos obtenidos con la perseverancia  paciente de los inquisidores. Las historias podían ser muy dispares, el pene del maligno podía ser descripto como oscuro, negro, escamoso, helado, gigantesco, bifurcado, con o sin testículos, colocado adelante o detrás del cuerpo, etc.  Y todo esto se correspondía con la ideología de una época, donde el terror a lo femenino disparaba todo tipo de teorías. Las mujeres eran insaciables, podían castrar a los hombres y  debían ser controladas.

Agustín de Hipona, devenido luego  santo, explicaba que la inquietud masculina por su pene, era causada por la trasmisión del pecado original (la desobediencia de Adán en el Paraíso) y era un castigo divino. De forma  tal que lo opuesto, la pureza absoluta-encarnada en María- lo era por su falta de contacto con la inmundicia de un órgano que encarnaba lo maligno. En su tratado “Contra los judíos” afirmaba que el rito de la circuncisión judía demostraba que el” Israel carnal” vivía en consonancia con la carne y no con el espíritu.  

“En siglos posteriores muchos grabados mostrarían judíos cabalgando sobre machos cabríos que representaban a Satanás en los aquelarres. En el siglo XII el pene judío era identificado con sus poderes maléficos.”

Un órgano bestial, amoral, salvaje, que solo era tolerado para el deber de la reproducción.  En la iconografía medieval solo Adán y Eva son representados desnudos y el cuerpo ya no es un ideal de belleza como para el mundo greco-romano, sino una vergüenza. La mística Mechtild de Magdeburgo, afirmaba que al comer la fruta prohibida el cuerpo de la pareja originaria se volvió ignominioso, porque si la Santísima Trinidad nos hubiera creado tan repugnantes, no habría motivo para sentir vergüenza.

Los manuales de penitencia , surgidos en la Irlanda del Siglo VI, se expandían  para  la pedagogía de los confesores y es muy interesante constatar en éstos, la obsesión con la “canilla del fluido diabólico”  Las instrucciones  de expiación inglesas establecían  penas bien  especificas  según el pecado:  10 años de mortificación para el coitus interruptus, 15 para para el coito anal y penitencias para toda la vida para el sexo oral . En el caso de los violadores se arreglaba con exclusión de la comunión, ayunos prolongados, periodos de abstinencia y a veces azotes públicos. Para el asesinato premeditado, el asunto se ponía en orden con 7 años de castigo.

Considerando que el rito de circuncisión de los judíos en la Antigüedad implicaba a partir de cortar el prepucio, chupar la sangre de la herida (costumbre denominada metitsah que a pesar de las controversias, aún hoy se mantiene en algunos grupos muy minoritarios ultra ortodoxos) no es difícil, intuir las consecuencias que para éstos tendría, durante las persecuciones, caza de brujas y visiones del cetro del demonio encarnado en tal localización de la anatomía masculina.         

San Jerónimo, por su parte, escribió: “Si llamas a la sinagoga judía un burdel, un antro de vicio, o el refugio del Diablo, estás diciendo menos de lo que merece”

En siglos posteriores muchos grabados mostrarían judíos cabalgando sobre machos cabríos que representaban a Satanás en los aquelarres. En el siglo XII el pene judío era identificado con sus poderes maléficos.

El abate Guibert de Nogent escribió en sus memorias que un monje le había revelado haber pedido a un médico judío que le enseñara sus secretos de magia negra y le presentara al Diablo. El judío le dijo que previamente debía hacer un sacrificio. “Una libación de tu esperma y luego de haberlo derramado delante de mí, lo probarás”, le dijo.

Otra creencia absolutamente difundida era la de que los judíos asesinaban a niños cristianos y luego de circuncidarlos, usaban su sangre para festejar la Pascua. Se pueden oír hasta hoy las historias del martirio de San Simón de Trento. Hartmann Schedel publicó en 1493 Nuremberg  Chronicles donde detalla el suplicio del niño de dos años supuestamente secuestrado en 1475 y aparecido cerca de la casa de un judío, muerto, sin sangre y circuncidado. El libro muestra un grabado que ilustra una escena macabra: la víctima está sobre una mesa, parada, sujeta  de todas las extremidades por judíos barbudos y sonrientes. Tiene la garganta cortada y sangrante, con agujas clavadas. Un judío arrodillado le tira de su pene con un cuchillo en una mano, mientras éste chorrea sangre en un recipiente  puesto debajo, y  es observado  por otro  aprobadoramente. Los rostros desagradables de los torturadores se parecen mucho al estereotipo  clásico de las caricaturas de judíos, que hasta hoy se pueden ver.

En el siglo XVI el jesuita Gottfield Henschen  escribió en su Acta Santorum (Hechos de los santos) que los judíos cometían asesinatos rituales de cristianos, puesto que como estos varones menstruaban a través de su pene, necesitaban beber sangre de cristianos para calmar sus cólicos menstruales.

 

Otra creencia que provocaba terror era la sífilis “propagada por el pene judío”

No hay que ser muy imaginativo para deducir que el origen de la misma  se fundamentaba en la práctica del contacto bucogenital en el rito de bautismo. Muchos grandes escritores alimentaban los mitos, del que luego se servirían los poderes de distintas épocas para estigmatizar y perseguir, en este caso a los judíos.  Montaigne-hijo de madre judía –educado como católico, describiendo la circuncisión (que provocada asco y espanto entre los cristianos) Thomás Mann, en José y sus hermanos, presentará el bautismo judío como un pacto con Dios que afeminaba a los hombres. En otra obra (La sangre de los Walsungs) presentará a un judío que con su hipervirilidadseducirá a su propia hermana, ennoviada con un alemán.

 La telegonía era una teoría que el conde de Morton presentó  en 1820 en la Royal Society, en Londres. Habiendo experimentado con la reproducción de una yegua, cruzada con distintos caballos, llegó a la conclusión de que la descendencia de cualquier yegua, se parecería siempre (externa e internamente) al primer macho que la fecundara. Estaría demás por tanto extendernos sobre como la difusión de ello provocaría las persecuciones en toda Europa. Der Sturmen (periódico del partido nazi) publicaba caricaturas de judíos con grandes erecciones atacando vírgenes cristianas y contagiando la sífilis. Se sostenía que ellos no contraían la sífilis pero tenían la misión de corromper a  las razas superiores, multiplicando judíos secretamente. Así pues, las bandas de ciudadanos organizados los combatían  mediante las castraciones

La misma modalidad que se habría de estilar en el sur estadounidense, junto con los linchamientos, combatiendo los otros penes estigmatizados y objeto de fantásticos relatos (los negros)

Podría parecer contradictorio con el hecho de que miles de prepucios o porciones de ellos, reclamando venir del santo cuerpo de Jesucristo, circulaban, como tesoros incalculables, en función de reliquias sagradas. Pero  su  valor como agente de redención se basaba  en que estaba libre de pecado y por ello se convertía en la excepción a la regla. Cientos de pinturas (especialmente entre los siglos XIV y XVI) ostentan –al revés del resto de los mortales exhibidos en la época- el ´tesoro” del pequeño nacido sin pecado , destacado en los brazos de su madre virginal, tocados por su abuela o mirado con adoración por los Reyes Magos.

Lo interesante es que la  porción del infante ostentada en estas pinturas (a veces decoradas con pétalos de flores) aparece sin circuncidar, a pesar de que los Evangelios consignan tal operación. La única interpretación posible es que la “marca” de lo judío, debía ser borrada, no obstante lo cual el Golden Legend (libro popular en el Renacimiento) sostenía: “El día de la circuncisión de Jesús, cuando comenzó a derramar su sangre por nosotros (…..) fué el comienzo de nuestra redención”.

De esta manera  la piel que recubría el glande humano, devino inmunda siendo  humana y divina procediendo del  niño santo, atribuyéndosele todo tipo de milagros y cotizando su valor a precios exorbitantes. También dio lugar a todo tipo de especialistas en reconocer  y distinguir la autenticidad del último vestigio humano de Dios en la Tierra. Entre las pruebas requeridas estaba la del gusto: un médico adiestrado y elegido por el sacerdote del lugar debía masticar el cuero arrugado y dictaminar si era humano o semihumano. Infinidad de visiones lo tenían de protagonista. Santa Catalina de Siena afirmaba que el anillo de compromiso con Jesús, que portaba era una forma mística del divino prepucio.  Santa Agnes de Blannbekin afirmaba tragarlo al tomar la comunión. La bolsa relicario que lo transportó a la Corte del Rey Carlomagno, devino en modelo para todas las bolsas en la Europa de la Edad Media.

Naturalmente Calvino dudaba de que una porción tan ínfima de piel, diera lugar a tal invasión de porciones que se adjudicaban la misma procedencia. El mismo escepticismo acompañaba a Martín Lutero.

También  pareciera contradictorio el hecho de que la Iglesia prohibiese las mutilaciones, o amputaciones  del cuerpo, excepto para salvar una vida. Pero el derecho canónico toleraba las castraciones a niños, explicando que con sus voces privilegiadas para la música honrarían a Dios. Se calcula que durante el  Siglo XVIII, cada año eran castrados unos  5000 infantes, con la esperanza de llegar a ser ricos y famosos. Como en el fútbol  hoy, solo una minoría lo lograba. El más célebre y recordado (del cual se conservan registros) fue Carlo Broschi, inmortalizado con el nombre de Farinelli. El público que lo amaba solía gritarle “E Viva ilcoltello!” (¡Viva el cuchillo!).

En el transcurso del tiempo, cambiarán las ideas acerca de la parte de la anatomía en la que hemos centrado este artículo, y en consecuencia, otros argumentos y otros grupos humanos serán segregados y/o perseguidos, en tanto funcionales a los gobiernos de turno…

Artículos relacionados

La Música y Lalengua

La Música y Lalengua

sebastian.gamazo@gmail.com   Una reflexión sobre la relación entre la música y el concepto de Jaques Lacan, "lalengua". Como el mismo autor nos dice: "En un análisis trabajamos con la música de la lengua de cada hablante. No por nada la misma es capaz de tocar el...

Lo híbrido: ¿Una nueva forma de estar?

Lo híbrido: ¿Una nueva forma de estar?

macarenairalde@hotmail.com   Macarena Iralde reflexiona sobre la condición de lo ´híbrido como forma de estar en el mundo y de cómo impacta en la práctica del psicoanálisis, especialmente a partir de las transformaciones en los lazos con la irrupción masiva...

Y la serpiente puso un huevo…

Y la serpiente puso un huevo…

JulianIgnacioCao@gmail.com  Algunas notas sobre las condiciones económicas, sociales y políticas que ayudan a entender el surgimiento de la nueva derecha en Occidente ¿Cómo influyen las nuevas tecnologías y las redes sociales en su aparición?   En la clásica...

Referencias[+]

Abrir chat