Seleccionar página
Y la serpiente puso un huevo…

Por Julián Cao

2 octubre, 2022

 

Algunas notas sobre las condiciones económicas, sociales y políticas que ayudan a entender el surgimiento de la nueva derecha en Occidente ¿Cómo influyen las nuevas tecnologías y las redes sociales en su aparición?

 

En la clásica película de Ingmar Bergman[1]El huevo de la serpiente – Año 1977 – Director: Igmar Bergman – Coproducción Alemania del Oeste (RFA), Estados Unidos-Suecia; Bavaria Film, De Laurentis, Rialto Film, ZDFun., un científico alemán de la década del 20 hace experimentos para controlar la mente de las personas. Cuando lo atrapan, profetiza que muy pronto un hombre como él llegará al poder y que aprovechará el malestar que dejó la recién terminada Primera Guerra Mundial, para dominar a la nación. Se trata de una clara profecía anacrónica: el director nos hace pensar en Adolf Hitler. Continua diciendo que el futuro de Alemania es predecible como el huevo de una serpiente: «A través de la delgada membrana se puede distinguir un perfecto reptil». A contraluz, todos sabemos que nacerá un asesino.

La película presenta de forma reducida dos grandes enfoques teóricos sobre el nazismo. Una posición que se puede llamar de dominación psicológica plantea que el pueblo alemán, siempre muy obediente, fue hipnotizado y engañado por un político o mago negro de poderes inimaginables, alguien que, como el Flautista de Hamelín, podía controlar la mente de sus oyentes con rituales y símbolos. La mayoría que votó a favor de abolir la democracia, bailaban al son de su Führer, hasta la muerte y la destrucción de gran parte del planeta. No pretendo negar que el factor psicológico o psico-social tenga lugar en este tipo de fenómenos, pero si es exagerado, termina claramente en una caricatura. Lo interesante de la escena sobre el doctor es que también presenta otro enfoque más social: es el fracaso económico y político de la República de Weimar[2]Régimen político de Alemania entre 1918 y 1933, tras la derrota del país en la Primera Guerra Mundial. lo que hace justamente predecible lo que hay dentro del huevo. Quiero arriesgar algunas notas desde esta última perspectiva sobre el fenómeno de la ultraderecha actual.   

“La desigualdad y la movilidad social descendente en amplios sectores sociales es un caldo de cultivo para la violencia y la discriminación de todo tipo. La derecha crece en las capas sociales amenazadas, capaces de culpabilizar a aquellos que incluso se encuentran en peor situación.”

 Cambios generales en el modo de acumulación:

Desde el punto de vista macro, podemos decir que nuestra época actual comienza en la década del 70′, con la crisis del keynesianismo de posguerra, la invención de los microprocesadores y las grandes reformas políticas y económicas producidas en Oriente.

La economía de posguerra logró niveles de vida inéditos para el capitalismo anterior, aunque muchas veces al costo de alta inflación y déficit. Para la década del setenta el modelo ya mostraba claros indicios de agotamiento. En 1971 como consecuencia de una creciente brecha entre las reservas de oro y la emisión monetaria, el presidente Nixon declaró la no conversión del dólar y llevo a cabo una fuerte devaluación. Esta medida desató la crisis mundial, a causa de la dependencia internacional de la moneda norteamericana. A esto se suma que en 1973, los países de la recientemente formada OPEP, un organismo que nucleaba a los principales productores de petróleo, determinó la multiplicación por cuatro del precio del barril de crudo. El estallido de la crisis sirvió como caldo de cultivo para que los gobiernos de Margaret Thatcher, Pinochet y Reagan impulsaran el neoliberalismo: la desregulación creciente de la economía y el retiro del Estado en beneficio del mercado, con la consecuencia de una creciente desprotección de la clase obrera occidental que vio como gran parte de los derechos conseguidos se perdían irremisiblemente.

A la vez que estas grandes transformaciones económicas tenían lugar, en la misma década del 70 se inventa el microprocesador, lo que hizo posible la aparición de la PC y una revolución general en la producción de bienes y servicios. La informática se aplicó a la fábrica durante las décadas del 80 y del 90. La transformación fue mayúscula, no solo en términos de los puestos laborales perdidos y reemplazados, sino también en relación a la capacidad productiva. En la década del 50′ se requería una fábrica exclusiva para producir un solo modelo de automóvil. El microprocesador hizo posible que una misma planta pudiera producir distintos productos muy diversos entre sí. A lo que se suma también la aparición de Internet.

La informática junto a las políticas de desregulación neoliberal, impulsaron la transnacionalización financiera, facilitando a su vez la globalización económica. La integración del capitalismo mundial muta radicalmente. Pasamos de un modelo de producción vertical nacional-centrado a otro trasversal e internacionalizado[3]Este aspecto sobre el proceso de internacionalización en contraste con el modelo productivo nacional-centrado ha sido señalado por Ernest Mandel y Giovanni Arrighi para la época de posguerra … Continue reading. Esto significa que ya no se produce la totalidad de una mercancía en un mismo país. Se fabrica una pieza en un país, otra pieza en otro, el producto se arma en un tercero y se vende en un cuarto. Actualmente un estimado del 50% del comercio mundial son bienes intermedios.

También cambió el eje de acumulación de capital hacia los países asiáticos, en detrimento relativo de Estados Unidos y Europa. Un par de ejemplos. Corea del Sur protagoniza entre las décadas del 60 y del 90, lo que se llamó «el milagro del río Han», la rápida transformación de un país agrario en una economía industrializada. A su vez, luego de que terminó la Revolución Cultural, Deng Xiaoping comienza su ascenso al poder en China, impulsando una fuerte reforma capitalista del régimen. Una población agraria que abandona pésimas condiciones de vida y migra a la ciudad en busca de trabajos con pocos derechos, provee de una mano de obra barata casi inacabable, impulsando la concentración de la inversión mundial en estos países.

 Todos estos cambios han tenido un importante impacto social en Occidente, que se manifiesta en una creciente fragmentación de la clase obrera, así como en el crecimiento de aquella porción de la población que vive de subsidios[4]Ver por ejemplo https://lalineadesombra.com.ar/la-larga-marcha-de-la-izquierda-argentina/. Karl Marx define al proletariado como aquel conjunto de personas que privadas de medios de producción propios, se ven obligados a vender su fuerza de trabajo para poder existir[5]«En la misma proporción en que se desarrolla la burguesía, es decir, el capital, desarróllase también el proletariado, esa clase obrera moderna que sólo puede vivir encontrando trabajo y que … Continue reading. Esto incluye tanto a un programador que cobra su salario en dólares, como al empleado de limpieza de una fábrica o a un desocupado, ninguno vive de renta o de los beneficios de una empresa. Además es posible que los impuestos que se cobren a ese mismo programador se usen para la ayuda social del desempleado. El crecimiento de la polarización social no solo se ha dado entre las clases sociales, sino dentro de la misma clase; a lo que se suma, la relativa perdida de privilegios de las economías centrales, europea y norteamericana. La desigualdad y la movilidad social descendente en amplios sectores sociales es un caldo de cultivo para la violencia y la discriminación de todo tipo. La derecha crece en las capas sociales amenazadas, capaces de culpabilizar a aquellos que incluso se encuentran en peor situación.

 

 Cambios en la política y en la ideología:

Con la caída del muro de Berlín se rompió una brújula política que de alguna manera funcionaba desde fines del siglo XIX. El fracaso del socialismo real ha obturado un camino importante para la expresión del descontento ante los malestares sociales. Durante la década del 30 los nazis se enfrentaron a los socialistas a la hora de canalizar las esperanzas de cambio ante la Gran Depresión. El contexto actual es en este sentido totalmente distinto. La izquierda no aparece como opción viable.

Gran parte del motivo de esta situación es consecuencia de lo que podemos llamar el «efecto Mitterrand». En 1981 el político socialista François Mitterrand fue elegido presidente de la República de Francia.  Durante los primeros años de mandato abolió la pena de muerte, nacionalizó bancos e industrias, redujo la edad jubilatoria y agregó una quinta semana de vacaciones. No abolió la propiedad privada de los medios de producción; se trataba de un intento de reinstalar el keynesianismo en un contexto que ya no era favorable para eso. En 1983, motivado por la alta inflación y la falta de divisas, el mismo gobierno realizó un giro a la derecha, un brutal ajuste, la llamada «política del rigor». Comenzó con esto la historia de la izquierda socialdemócrata: políticos con discursos que apelan al imaginario de la vieja izquierda aplicando políticas que muy poco se diferencian de la vieja derecha.

En el campo intelectual, en 1979, Lyotard, anuncia la caída de los grandes relatos, iniciando el posmodernismo[6]Lyotard Jean-François (1987); «La condición postmoderna: Informe sobre el saber»; Ediciones Cátedra S.A.. Los relatos se hicieron innecesarios porque ya no había verdadera discusión sustantiva, únicamente debíamos decidir qué tan salvaje debía ser el dominio del capital. Se exaltó lo parcial, lo provisorio y la incertidumbre de la vida que efectivamente se impuso en la realidad social, por la política neoliberal que comenzó por esa misma época. Ernesto Laclau en este contexto propuso ganar elecciones uniendo fragmentos mediante significantes vacios, discursos que se puedan interpretar de múltiples formas y que por tanto no digan nada específico[7]Laclau, Ernesto (2005); «La razón populista»; FCE; Buenos Aires.. Hoy un gobierno puede ser «progresista» o de «izquierda» sancionando una ley a favor de una minoría, mientras al mismo tiempo, la gran mayoría no llegan a fin de mes[8]Ver por ejemplo: https://razonyrevolucion.org/ideas-no-tan-de-izquierda-cupo-laboral-travesti-trans/.

Para culminar, se cayeron las Torres, sucedió el 11 de septiembre y el mundo Occidental vio resucitar una triste épica medieval. El «fundamentalismo islámico» sirvió para exaltar el nacionalismo y el eurocentrismo que la globalización venía desgastando. La inestabilidad del Medio Oriente producto del desordenado proceso de colonización y descolonización, la herencia de sociedades no-secularizadas, las guerras petroleras y las crisis migratorias, se sumaron entonces al coctel político.

 

Cambios en los medios de información:

Otro elemento importante es la manera en que estos mismos cambios tecnológicos que afectaron la economía, han transformado los medios de información y la construcción de la propia subjetividad. Mucho se ha escrito sobre las nuevas formas de interacción en las redes sociales, yo quiero solo mencionar tres fenómenos que me parecen fundamentales.

El primero es el anonimato. Immanuel Kant siguiendo a Rousseau tomo como tema de pensamiento filosófico la «hipocresía social», aquellas reglas de cortesía que muchas veces no coinciden con nuestra verdadero sentir. Pero a diferencia del pensador francés, Kant destacó un aspecto positivo[9]Se encuentra en: Kant, Immanuel (2014); «Antropología en sentido pragmático»; Universidad Autónoma Metropolitana/ Universidad Nacional Autónoma de México/Fondo de Cultura Económica; México.. Siendo poco optimista sobre la naturaleza humana, pensaba que la hipocresía era en verdad un simulacro de moralidad y que en este sentido servía para acostumbrarnos a cumplir los mandatos éticos, era una especie de remedo a nuestra imperfección. Actuaría como un amortiguador en el trato social para evitar conflictos innecesarios. El anónimo de Internet se siente impune de abandonar los «buenos modales», esta aparente liberación, conduce generalmente a la violencia del insulto. La violencia engendra más violencia incluso en aquellos que no son violentos, es una dinámica que se retroalimenta y potencia el discurso irracional.

Otro fenómeno relevante es el sesgo de confirmación que fomenta la polarización. Si solo consumo las ideas que confirman mis opiniones, como me sugiere el algoritmo de recomendaciones, no me acostumbro a discutir racionalmente con otro que no las comparta y me vuelvo a su vez menos apto para comprenderlo. Si solo me acostumbro a pensar o hablar con los que comparten mis ideas, utilizo un único marco de referencia que nunca problematizo, todo aquel pensamiento que se hace desde otro marco muy posiblemente me parezca menos racional, aunque realmente no lo sea.

Por último se encuentra el problema de la jerarquía de los contenidos[10]En este caso se trata de la calidad y no del tipo de contenido como en el anterior. El algoritmo parece ser capaz de detectar mi posición política en base a mis consumos, como es capaz de detectar … Continue reading. Relato a continuación una situación que me ha sucedido personalmente. Alguna vez estaba escuchando un video de una youtuber española experta en egiptología; al finalizar, siempre menciona los libros académicos que le sirven de fuente. Como estaba conectada la opción de reproducción automática de la plataforma, el algoritmo comenzó a reproducir a continuación el video de un hombre que aseguraba sin lugar a dudas, que en las tablillas de arcilla de los antiguos sumerios, se afirma que una raza de alienígenas creó genéticamente a la humanidad con el mundano fin de extraer oro. Evidentemente el algoritmo no filtra la calidad del contenido, solo mide la interacción y a lo sumo tiene en cuenta la temática general. En la época televisiva el contenido era mucho más controlable, para bien o para mal. En un mundo donde nadie puede saber de todo, donde el nivel educativo y el tipo de educación es tan disímil, no es extraño que las redes multipliquen los anti-vacunas, los terraplanistas y los conspiranoicos de todo tipo. No olvidemos que para los nazis, el liberalismo y el socialismo eran parte de la gran conspiración judía internacional[11]La nueva derecha no es estrictamente nazi en su pensamiento, ni en su base social, aunque sin duda es una fuente de la cual abreva..

El huevo está  eclosionando.

La nueva derecha nace en el centro de Occidente de los privilegios perdidos de una clase obrera fraccionada y pauperizada. Nace en Internet, militando contra las versiones más extremas del feminismo posmoderno, de la ola verde y del «Me Too». Llega al poder con Trump y Steve Banon prometiendo volver al predominio norteamericano perdido. Convencida que el comunismo internacional planifica el «gran reemplazo» de la raza blanca, busca una salida radical que la izquierda hoy no sabe cómo dar.

 

Si te gustó este contenido, apoyá al autor/a para que pueda hacer más:

 Aporte Único:

$ 200

 Aporte Único:

$ 350

Aporte Único:

$ 500

Artículos relacionados

La Música y Lalengua

La Música y Lalengua

sebastian.gamazo@gmail.com   Una reflexión sobre la relación entre la música y el concepto de Jaques Lacan, "lalengua". Como el mismo autor nos dice: "En un análisis trabajamos con la música de la lengua de cada hablante. No por nada la misma es capaz de tocar el...

Lo híbrido: ¿Una nueva forma de estar?

Lo híbrido: ¿Una nueva forma de estar?

macarenairalde@hotmail.com   Macarena Iralde reflexiona sobre la condición de lo ´híbrido como forma de estar en el mundo y de cómo impacta en la práctica del psicoanálisis, especialmente a partir de las transformaciones en los lazos con la irrupción masiva...

De cicatrices e invenciones. El duelo y el trabajo de análisis.

De cicatrices e invenciones. El duelo y el trabajo de análisis.

vero.wainszelbaum@gmail.com  La autora nos propone una reflexión sobre la naturaleza del duelo y su relación con el trabajo de análisis ¿Realmente se termina de superar la perdida en un duelo? ¿Qué lugar tiene el sufrimiento para el que atraviesa un duelo y para...

Referencias[+]

Abrir chat